miércoles, enero 24, 2007

CIUDADANO DEL MUNDO

Un amigo nos invitó hoy a una ceremonía en la que él, junto con otras 74 personas, se "convirtieron" en Candienses.

Al final de la ceremonia, el júez les dijo: "sí alguien les pregunta que de donde son, respondan que son Canadienses. No 10 %. Tampoco 99.5 %. Según la ley, Son 100 % canadienses!. Siéntanse orgullosos de su nueva nacionalidad, vean a Canadá como su casa y por lo mismo, cuídenla... sean buenos ciudadanos".

Al inicio de la ceremonia, el Júez se dirigió a ellos, como lo hiciera un sacerdote durante el sermón en una boda católica. les explicó que adquirir la ciudadanía canadiense era el equivalente a casarse y como las promesas que se hacen durante una ceremonia religiosa, había que prometer, en éste caso, tres cosas: 1) Fidelidad y repeto por la reina Elizabeth II, 2) Cumplimiento de las leyes y 3) ser buen ciudadano ayudando a los demás.

En mi opinión, el más valioso de éstos compromisos vendría siendo el segundo. Algo que mencionaba el Júez, con ucho orgullo, es que Canadá, a pesar de ser una compleja mezcla de personas de todas las razas, ideologías y religiones del mundo, es un país pacífico, seguro y estable; A diferencia de otros países en donde la gente habla el mismo idioma, profesa predominantemente una religión, y existe prácticamente una sola raza y a pesar de todas esas similitudes, hay caos e inseguridad, entre otros muchos problemas. Puntualizó entonces, que es el obedicimiento a las leyes, lo que hace de Canadá el país que es.

Sí todos obedecieramos las leyes, yo creo que no sólo seríamos buenos ciudadanos del país de donde somos, sino que seríamos buenos ciudadanos del mundo.

Por cierto, que no me sentiría cómodo haciendo algo como lo que hicieron los 75 personas el día de hoy. Yo creo que no me "convertiría" en ciudadano canadiense, simplemente porque yo creo que no me sentiría orgulloso de serlo. Ni podría comprometerme a algo como los puntos 1 y 3. El punto 1 es algo que simplemente no siento.

4 comentarios:

control_zape dijo...

Yo le voy más a la tercera que a la segunda como regla para vivir en una sociedad civilizada (concuerdo contigo con respecto a la primera, no sirve de nada más que para mantener una tradición obsoleta).

La razón de que el obedecimiento de las leyes no baste para llevar la fiesta en paz se debe a que hay leyes contraproducentes o de plano absurdas.

Como estas, por ejemplo.

Mario dijo...

Sin duda van a existir leyes que nomás no nos van a parecer y que además nos podrían parecer absurdas, pero yo si creo que es la única manera de llevar la fiesta en paz...En principio, las leyes pueden ser modificadas en base a iniciativas. Así que ése sería el camino para proponer modificar lo que nos parezca que está mal... No se puede uno "hacer justicia" por su propia mano, porque entonces comienzas a no respetar a los demás...se vuelve un caos!...

En el punto No.3 no estuve tan de acuerdo, porque no es obligación de nadie ayudar a los demás. Esas cosas se hacen por gusto, no por obligación...que tal si los que te rodean te caen gordos. No creo que tuvieras muchas ganas de ayudarlos, pero tampoco les vas a hacer daño porque hasta el bote te puedes ir, no?

saludos!

hecha46200 dijo...

Hola Mario,

Hace como tres anos me toco a mi hacerle los honores a la bandera canadiense. Fijate que cada juez se avienta su discurso diferente. A mi me dijeron que a partir de ese dia formaba parte de una nacion y que era un ciudadano especial mas que los nacidos aqui, porque yo escogi ser canadiense, yo escogi vivir en este pais y que deje atras toda una vida para comenzar otra aqui. Bueno en mi caso llegue chica y no fui yo la que escogio venirse pero si escogi ser ciudadana.

Y como ami no me pusieron las condiciones que nombras pues puedo decir que si estoy orgullosa de ser canadiense y mexicana.

Me acabo de acordar que una dia en la tele dieron la noticia que Thalia se habia hecha ciudadana americana. Pronto mi madre exclamo :"vieja chaquetera" que volteo y le digo "si mendigas viejas chaqueteras que hasta lloran como magdalenas en su ceremonia de naturalizacion"

Y es que mi mama y yo nos acabamos una caja de kleenex ese dia,

Becky

Arturo Arciniega dijo...

El punto 1, yo creo que tampoco, ni muchos Canadienses de nacimiento lo sienten jajaja.

Es curioso porque Canadá sigue rindiendole tributo a una Reina Inglesa! Ya ni los gringos que si fueron colonia 100% inglesa.

El hecho de que te hagan prometer "ser buen ciudadano y ayudar a los demás" es noble pero solo queda en la letra. Definitivamente que para vivir en paz, solo tenemos que ponernos de acuerdo en las reglas. Y si no nos gustan convencer a los demás que hay que cambiarlas.
Aún así, sabemos que eso solo ocurriría en una sociedad perfecta y no existe, pero siento que es la única manera de asemejarse a ella.